lunes, 22 de marzo de 2010

Hopelandic

Los rayos iluminan el amanecer, riegan los bosques y destilan las aguas, las perforan. Poseo una verdad inconfesable, una que llega a mis pupilas girada, obtusa, como harta; los ecos de una verdad inconfesable, obtusa y espesa. En privado estas cosas matan, y yo necesito un cuerpo vivo, con tejidos y nervios, porque soy un ser sensible al tacto y no puedo perder mi situación. Uno puede negarse a la palabra “retozar”, y puede sentirse feliz de serlo (sic) con el cuerpo activo y lleno de contacto, pero en privado, estas cosas matan. Si se pierde el ritmo en la oración, tal vez haya que cambiar de gafas o de banco. Tal vez de libro o de género. No de rayos, el cuerpo los necesita y el hombre le pertenece, todo él, solo y harto.


Nota: ésta fue una carta, que naturalmente involucró a dos personas. Circunstancias ajenas a lo público me hacen pensar que es mejor publicarla. De esta forma, resulta más un intento brusco de producción literaria, que una declaración de intenciones, y queda sanjado el misterio de la desaparición de M., los celos de J.C., y la infamia que desprende la figura de Julien Suiblond, quien escribe.

4 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Fio dijo...

Lei por ahí que estabas leyendo Entrevistas breves con hombes repulsivos, de David Wallace. Yo lo quiero leer hace mil!, dónde lo conseguiste? :) Gracias y saludos!

Jules dijo...

Que la disfrute.

Valèrie dijo...

Sí, necesitamos de esos rayos.